23.04.2020

Nuestros libros favoritos: un homenaje a los autores que visitaron Espacio Fundación Telefónica

Facebook twitter

En el Día del Libro, celebramos nuestra cita anual con la lectura, esta vez, en la intimidad de nuestros hogares. Pero sin dejar de aprovechar la ocasión para homenajear a los autores y autoras que nos han acompañado a lo largo de estos últimos años en nuestro auditorio. Y nos han hecho felices.

Recordamos así algunos de los mejores momentos literarios que han tenido lugar en nuestras instalaciones,  y rescatamos nuestros libros favoritos, los que nos llevaríamos a una isla desierta (¡ojalá pronto!); los que nos acompañarán siempre. 

Facebook twitter

1.‘Una educación’. Tara Westover

The New York Times clasificó el libro ‘Una educación’ de Tara Westover como uno de los diez mejores libros del año en 2018. Y no es para menos. Sin ninguna duda también se ha posicionado en los primeros puestos de mi ranking de libros favoritos. Leyendo ‘Una educación’ he aprendido, he reflexionado, me he emocionado, me he contagiado de rabia y también me he alegrado de cada uno de los logros de Tara, como si fuesen míos. La de Tara Westover es una historia que, cuando empecé a leerla, quise que fuese ficción. Hay momentos muy duros con los que se me encogió el corazón, situaciones que deseaba que pasasen pronto y cruzaba los dedos para que no se repitieran. Pero también hay momentos de mucha fortaleza, esfuerzo, coraje y lucha. Una montaña rusa de sentimientos, que son reales, los experimenta la autora y el lector con ella. En definitiva, lo recomiendo 100%. Leyre Paredes

2.‘La cara norte del corazón’. Dolores Redondo

Una de mis lecturas favoritas es ‘La cara norte del corazón’, de Dolores Redondo. Una novela negra muy distinta a las de la ‘Trilogía del Baztán’, aunque la prota sea la misma; y de marcado carácter social, con el huracán Katrina como telón de fondo y la crítica a cómo se gestionó la catástrofe. Un thriller que además habla de familia, secretos y mitos.

Me gusta recomendar a Dolores Redondo en el Día del Libro por varios motivos. Su charla fue un descubrimiento. Con 10 años, se leyó la saga de ‘El Padrino’ y, cuando aún no había aprendido a leer, iba por la calle pidiendo a gritos que le leyeran cuentos. Si no lo lograba, se los inventaba. No se rinde. Me gusta también porque es una mujer disciplinada con unas rutinas de trabajo tan intensas como creativas. Escenifica cada escena de sus libros hasta límites insospechados. Por ejemplo: sabe que es imposible envolver un cadáver en una alfombra. Lo comprobó con su marido haciendo de muerto, lo intentó incluso con una palanca. “No lo levantas”, afirma con una naturalidad propia de una agente de CSI. Tiene humor, es tenaz y trabaja con método. 

Dolores Redondo me gusta, sobre todo, porque siempre viaja con su primera novela en la maleta. Sin ser ‘Los privilegios’ un título especialmente relevante en su carrera, es con la que emprendió este ‘viaje’ literario que tantos éxitos le está dando ahora. No olvida quién es y se esfuerza en recordar todos los días cuánto cuesta poder llegar a vivir de escribir libros. ¡Feliz Día del Libro confinado! 🌹

P.D. Por si quieres hacer una rosa roja de papel… Carmiña Castromil

3.Las referentes: Virginie Despentes, Svetlana Alexiévich y Mary Beard

Espacio Fundación Telefónica ha dedicado visiblemente su programación a las pioneras; a las mujeres referentes en multitud de disciplinas. En ciencia y en tecnología, en las carreras relacionadas con las TIC pero también en el conjunto de disciplinas humanísticas. Así, en el auditorio de Espacio han presentado sus últimos trabajos multitud de mujeres a la vanguardia en sus esferas de conocimiento, todas ellas fuente de inspiración para las actuales y futuras generaciones. 

Fueron ocasiones únicas y muy emocionantes en todos los casos, así que me resulta muy difícil quedarme con un único libro. Hablaré de tres. La escritora y activista, Virginie Despentes pasó por Espacio para presentar el último volumen de su trilogía literaria ‘Vernon Subutex‘. Un encuentro esperadísimo y muy emotivo, revolucionario; uno de lleno total en el que la transgresora autora francesa habló sin disculparse del miedo y la violencia, de la pobreza, del racismo y a la discriminación. Y de feminismo y de feminismos. La premio Nobel de literatura Svetlana Alexiévich nos visitó en dos ocasiones. Un lujo. En ambas, tuvimos el placer de escuchar a una de las mentes contemporáneas más brillantes, desgranando sus libros acerca de diferentes aspectos y acontecimientos de la historia. Entre ellos, mi favorito: publicado en 1986 ‘La guerra no tiene rostro de mujer’ (Debate, 2015) recoge los testimonios de casi un millón de mujeres rusas en la II Guerra Mundial. Mary Beard, una de las mayores especialistas en la Antigüedad Clásica en el mundo, pasó también por Espacio Fundación Telefónica para hablar del silencio de las mujeres en la esfera pública a lo largo de la historia. Esta emotiva charla se concretó en un manifiesto que recomiendo muchísimo: ‘Mujeres y poder’ donde Beard invita a “reflexionar sobre estas voces que fueron silenciadas y esas voces de hoy que no se escuchan. Estoy hablando de una sordera generalizada ante la voz de las mujeres de hoy en día”. Adriana Herreros 

4.Y, tres libros más que han pasado este año por Espacio

Un científico en el supermercado’, un divertido ensayo que muestra -con datos, noticias y anécdotas- cómo la ciencia se cuela en nuestro día a día. ¡Hasta en los rincones más inesperados, como un bar, un partido de tenis o un supermercado! El autor es José Manuel López Nicolás, científico, catedrático y autor del blog de divulgación ‘Scientia’. Un gusto oírle hablar de ciencia y reírse con él. 

El segundo libro es ‘No me cuentes cuentos’, un recopilatorio maravillosamente ilustrado de cien inspiradoras mujeres españolas. Este libro nace de un proyecto colectivo de Kloshletter y Prodigioso Volcán y se ha convertido en un librazo gracias al trabajo conjunto de casi 150 personas en su mayoría mujeres. 

Y el tercero es ‘90 años de Gran Vía 28’, un recorrido por las nueve décadas del Edificio Telefónica, uno de los más icónicos de la capital. El autor es Francisco Javier García-Algarra, ingeniero de telecomunicación y todo un experto en la historia de este símbolo de innovación y transformación tecnológica. Alessia Cisternino

5.‘La madre de Frankenstein’. Almudena Grandes

En palabras de la autora Almudena Grandes, ‘La madre de Frankenstein’ es contar la historia de España en la década de los 50 desde el margen del margen. Enmarcada en la serie ‘Episodios de una guerra interminable’, esta novela se desarrolla, casi en su totalidad, dentro de los muros de un manicomio de mujeres con la intención de mostrar la vida de marginación y olvido de las enfermeras mentales en una sociedad clasista. La autora centra su relato en una de sus internas, la figura real de Aurora Rodríguez Carballeira, una mujer autodidacta, con gran vocación pública, feminista y uno de los primeros referentes del movimiento de la eugenesia. La libertad durante la dictadura franquista era como querer volar para un pájaro enjaulado, un pensamiento osado para todos y un deseo utópico para cualquier mujer. El ansia de ser libre y su lucha por conseguirlo fue lo que llevó a Aurora a la idea delirante de concebir, criar y finalmente asesinar a la hija perfecta, a la mujer del futuro: Hildegart Rodríguez. Fue políglota desde los ocho años, ingresó en la universidad con trece y fue una gran activista política y una brillante conferenciante sobre sexualidad. Dotada de plena independencia, Hildegart comenzó a desvincularse de su madre y esta, por miedo a perder a su idílica creación, se convirtió en parricida e ingresó en el centro psiquiátrico de Ciempozuelos.

A partir de este hecho real, Grandes construye una elaborada novela: un ejercicio de retrospección histórica con personajes muy trabajados y de gran complejidad que consigue retratar a la perfección la situación de la mujer desde el punto de vista educativo y sanitario, entre otros sectores. Celia Sánchez

6.‘Desierto Sonoro’. Valeria Luiselli

‘Desierto Sonoro’ me marcó. Creo que lo que más me gusta es la tremenda sensibilidad con la que la autora nos desvela una de las realidades más crudas de nuestro tiempo: el éxodo de los niños que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos. La inmigración infantil. Ese maravilloso contraste me hace pensar que es una historia que no olvidaré.

Una aventura familiar -con su ternura, sus baches, sus decepciones- rumbo a conocer qué pasa con los niños perdidos. El libro respira un espíritu periodístico que también caracteriza a la pareja protagonista, y un trabajo de documentación que se siente en las manos al sujetar el ejemplar. Una historia que es un viaje porque, como escribe Luiselli, “supongo que todas las historias terminan y comienzan con un desplazamiento; que todas las historias son, en el fondo, la historia de un traslado”. Blanca del Guayo

7.‘Homo Deus. Breve historia del mañana’. Yuval Noah Harari

Cuando Yuval Noah Harari publicó “Sapiens” un año antes, ya se oían voces que elevaban al autor como el nuevo gurú de nuestra época. Como soy de esas personas que abren el periódico por la última página, me uní a la fiebre colectiva por el escritor israelí empezando por leer la continuación de aquel libro:Homo Deus. Breve historia del mañana’

 Eternidad, felicidad y divinidad como tres conceptos clave del texto y que representan a su vez tres objetivos ambiciosos de nuestra especie. Al ser un libro de lectura masiva y sencilla comprensión, no es raro que se generen conversaciones espontáneas alrededor de él. Me sigue sucediendo en multitud de ocasiones con gente muy diversa y es un detalle que me hace pensar que no estamos dormidos como sociedad. Me encanta que la voz de otras personas nos haga reflexionar, hacernos preguntas y debatir sobre cuestiones en las que no existe todavía certeza. Eso nos sitúa a todos a un nivel muy similar. 

‘Homo Deus’ invita a una lectura abierta, sin prejuicios. Desmonta mitos y creencias con datos y fuentes, lo que echa por tierra los argumentos que defienden que está lleno de opiniones sesgadas del autor. De hecho, la mayoría de sus ideas no son de su propiedad, detalle que él mismo deja claro en la bibliografía que cita. Lo innovador de Yuval Noah Harari es cómo une todas esas opiniones y conclusiones de los expertos del tema y produce una visión de pájaro aplicada al mundo actual y al que nos dirigimos. Apasionante. Podría hablar del dataísmo, pero creo que sería avanzar demasiado. Descubrir otros mundos, aunque sea en el que vivimos, es de las mejores experiencias que puede ofrecer un buen libro. Eduardo Santana

8.‘Lectura fácil’. Cristina Morales

No es solo mi libro favorito de entre todos los que hemos disfrutado, analizando y comentando en el Espacio Fundación Telefónica, sino que se ha convertido en uno de los libros favoritos de mi biblioteca. Y no solo para mí, también para mis amigas, mi tía y ¡mi madre! Y es que este texto es capaz de dinamitar muchos de los prejuicios y conceptos aprendidos en torno a los que gira nuestra experiencia. Es, en definitiva, una grieta en el sistema, un punto de inflexión.

A lo largo de centenares de páginas cargadas de buena literatura, cruzamos Barcelona de la mano de las protagonistas de esta novela. La confrontación con sus historias, y sus particulares perspectivas, nos conduce a replantearnos algunos de los valores básicos que damos por hecho en nuestra sociedad actual como la autonomía, la libertad o la dignidad. Laura Henández Arias

9.Zuleijá abre los ojos’. Guzel Yájina

‘Zuleijá abre los ojos’ (ed. Acantilado) fue mi descubrimiento literario de 2019. Un libro que trata la vida de una mujer durante los primeros años de la Gran Purga de Stalin cuando es desterrada a Siberia. La capacidad de su autora, Guzel Yajina, para ponernos en la piel de Zuleijá es asombrosa: cada vez que abría el libro me quedaba absolutamente absorbida por su historia como hacía tiempo que no me ocurría; sufrí con Zuleijá a cada momento desde la primera página.

El debut literario de Yajina le ha lanzado directamente al estrellato en su país: libro más vendido durante meses, multipremiado, convertida en obra de teatro y en serie televisiva con igual éxito. Y, por si fuera poca carta de recomendación, la crítica especializada ha comparado su estilo con las grandes obras de la literatura rusa del XIX.

Si eres de las personas que en estos días de confinamiento no encuentras una novela que te mantenga motivada, estoy segura de que “Zuleija abre los ojos” lo conseguirá. Si no me crees te propongo un reto: lee las primeras 10 páginas, donde cuenta cómo era el día a día de la protagonista y luego, intenta pasar a otra actividad. Te aseguro que ya no podrás.  Silvia Royo