Especial: Salud y bienestar

La proliferación de los nuevos canales digitales de distribución de la información ha aumentado la riqueza de nuestra forma de consumir y acceder a las noticias. Se ha abierto un mundo de posibilidades en lo que se refiere a la divulgación científica, pero también un debate entre la calidad y fiabilidad de los contenidos que nos llegan, sobre todo en materia de salud y bienestar. 

Espacio Fundación Telefónica
C/ Fuencarral, 3, Madrid
Facebook twitter

La proliferación de los nuevos canales digitales de distribución de la información ha aumentado la riqueza de nuestra forma de consumir y acceder a las noticias. Se ha abierto un mundo de posibilidades en lo que se refiere a la divulgación científica, pero también un debate entre la calidad y fiabilidad de los contenidos que nos llegan, sobre todo en materia de salud y bienestar. 

Salud sin bulos

Sí, uno de los efectos de que la digitalización haya atravesado también a este ámbito es, sin duda, el aumento de noticias e informaciones ni contrastadas ni veraces. Y son los nuevos canales de distribución de la información más populares e inmediatos (Whatsapp, RRSS, etc) los que cuentan/gozan con gran credibilidad entre los usuarios, los que permiten una difusión rapidísima de los bulos.

Hace unos semanas, el Consejo Científico del Colegio de Médicos de Madrid lanzaba la campaña “Contágiame de verdad no de falsas noticias”, con el objetivo de concienciar a la población de un buen uso de la información sanitaria, desde el rigor, por el bien de la salud. Por el bien de todos. Desde este foro se insta a detectar falsas noticias sobre salud y a alertar de las malas prácticas informativas en el ámbito digital por el gran riesgo que suponen para la salud de la población. Lo estamos viendo más que nunca estos días.

Y es que el impacto de las ideas erróneas, bulos o noticias fake, que en muchas ocasiones llegan a viralizarse, ha llegado a reducir la tasa de vacunación en muchos países, a incrementar el coste de la cesta de la compra en sustancias sin utilidad práctica para la mejora de la salud familiar y a provocar bastantes problemas de salud y otros efectos colaterales que los profesionales sanitarios intentan resolver en sus consultas. Nos jugamos mucho. (*Fuente: II Estudio sobre Bulos en Salud).

Con la intención de buscar algunas respuestas a todo ello, y para comentar los riesgos y los retos que supone concienciar sobre estos contenidos, celebramos en nuestro auditorio la charla ‘Consulte a su médico (no a su influencer)‘ con diferentes expertos y divulgadores: Francisco José Ojuelos, abogado especializado en derechos alimentarios, Guillermo Melgar, farmacéutico y divulgador, Clara Jiménez, periodista y cofundadora de Maldita.es y Mónica de la Fuente, periodista especializada en divulgación científica. En esta interesante conversación se evidenció la necesidad de una mejor formación sanitaria a nivel general, como población y un mayor sentido crítico para diferenciar lo que nos llega. También que todos tenemos responsabilidad –periodistas, medios, plataformas y lectores y administraciones públicas– y que todos podemos poner de nuestra parte para obtener y proporcionar una información sobre salud rigurosa y responsable (puedes disfrutar de la charla completa aquí).

¿Necesitas verificar una información referida a salud y bienestar? Consulta siempre fuentes oficiales: #ContagiaVerdad.

Disfruta de la charla ‘Un científico en el supermercado‘ donde quieras, en formato podcast. También disponible en las principales plataformas de audio:

¿Virus nuevos?

A pesar de los notables avances en biomedicina que  han tenido lugar en las últimas décadas, la lucha contra los virus no es, ni mucho menos, una batalla ganada. En la mente de todos está la nueva pandemia mundial, las nuevas variantes del virus de la gripe, el SIDA, la epidemia de Ébola en África, o la preocupación causada por algunos virus transmitidos por mosquitos, de los que antes ni siquiera habíamos oído hablar. Por si todo eso fuera poco, también son frecuentes las noticias que nos informan de las dificultades que existen para lograr vacunas o tratamientos efectivos para controlar muchos de estos virus.

Ante esta situación es lógico que nos planteemos cuestiones como: ¿De dónde surgen los nuevos virus? ¿Son de verdad nuevos o es que estaban ocultos y han salido ahora a la luz?

La capacidad evolutiva viral y en las alteraciones ambientales parecen los dos grandes factores que van a condicionar la distribución de los virus en nuestro planeta, el rango de especies que pueden infectar y también su resistencia a los posibles tratamientos.

Alimentación sana

Llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como diferentes enfermedades. Sin embargo, el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios. Actualmente, las personas consumen más alimentos hipercalóricos, grasas, azúcares libres y sal/sodio; por otra parte, muchas personas no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética, como por ejemplo cereales integrales.

La composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona, el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios. No obstante, los principios básicos de la alimentación saludable siguen siendo los mismos.

La diseñadora y bióloga de formación, Cecilia Tham, fundadora de allwomen.tech desgrana en su conferencia para el evento Primer EU – Futures Spain los posibles futuros escenarios a los que se enfrenta el sector de la alimentación. ¿Cómo intenvendrá la tecnología en nuestra relación con la comida? (Puedes ver su charla aquí).

Salud digital

Que las innovaciones tecnológicas están acelerando los avances en el sector de la salud es un hecho. El objetivo con la implementación de estos avances es mejorar tanto la vida del profesional como la del paciente. Así, la mSalud se está transformando en uno de los pilares básicos de la sanidad en todas partes, incluidos los países en vías de desarrollo. Se apuesta por la inclusión de tecnología para mejorar la calidad asistencial de diferentes formas: en las listas de espera, los diagnósticos, en el historial clínico… Con esto, se consigue una atención más rápida y personalizada, que el paciente se convierte en un elemento activo en el tratamiento y seguimiento de su enfermedad y que a los profesionales sanitarios se les simplifique su trabajo. (Ver ‘Informe 50 mejores apps de Salud en español‘ de The App Date)

Los chatbots, la inteligencia artificial, las plataformas de big data, las impresoras 3D, la robótica y la biotecnología auguran grandes mejoras tecnológicas que van a revolucionar la salud.

Disfruta de la charla sobre ‘Videojuegos y salud de la Madrid Games Week’ donde quieras, en formato podcast. También disponible en las principales plataformas de audio:

El bienestar, un derecho humano

Para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible es fundamental garantizar una vida saludable y promover el bienestar universal para todas y todos, en todas las edades. Asegurar una vida sana y promover ese bienestar es un un derecho humano y además son condiciones básicas para la construcción de sociedades prósperas.

La preocupación por el bienestar y la felicidad se ha extendido en diferentes disciplinas y campos, y actualmente es un tema de debate en economía y políticas públicas. ¿Soluciones individuales o soluciones colectivas? Veremos.

Facebook twitter