Exposición ‘Intangibles. Una exposición digital de la Colección Telefónica’
27.11.2019

Los expertos hablan de ‘Intangibles’

Facebook twitter

‘Intangibles. Una exposición digital de la Colección Telefónica’ es un proyecto expositivo experimental, abierto y pionero en el mundo de las exhibiciones de arte. Compuesta de una serie de experiencias digitales diseñadas ex profeso, la muestra ofrece una forma inmersiva e interactiva de acercarnos a algunas de las obras más emblemáticas de la Colección Telefónica. Nada que ver con una exposición al uso.

Para entender mejor el espíritu del proyecto, hablamos con una serie de personalidades y expertos del mundo del arte, la comunicación y las nuevas tecnologías sobre sus opiniones acerca de la expresión artística, los nuevos medios y #EspacioIntangibles.

Facebook twitter

Puedes ver los vídeos completos de las entrevistas en nuestro canal de YouTube.

De arte

Hoy en día, ¿qué es una obra de arte? ¿Dónde está su esencia, su valor? ¿En su documentación, en el objeto creado por el artista? ¿En el catálogo, en las críticas? El arte es -siempre ha sido- un espejo de nuestra contemporaneidad. Por eso ahora, en plena era digital, no es posible dejar de lado la revolución que la tecnología ha emprendido en nuestra forma de crear y de relacionamos con las obras artísticas.

Así, los creadores afrontan el reto de adaptar su expresión artística a los nuevos medios y de reflexionar sobre las posibilidades que estos ofrecen. En palabras del artista visual Daniel Canogar: “Como creador, me pregunto cómo podemos incorporar los nuevos lenguajes a nuestro trabajo, para entender cómo el público ha alterado su forma de ver, entender y tomar conocimiento del arte”.

Estos lenguajes incipientes dotan al arte de nuevas características que explorar y explotar. Para Canogar, es vital que la experiencia artística ligada a la tecnología sea inclusiva. “Debemos tener muy en cuenta a la audiencia, que es muy plural en género, nivel cultural, identidad… No podemos dar por sentadas las premisas del pasado sobre el espectador”. Y es que, precisamente lo digital, permite una distribución masiva en un público muy heterogéneo.


“No podemos dar por sentadas las premisas del pasado sobre quién es el espectador” – Daniel Canogar.


En este contexto, la necesidad de la obra física queda en entredicho. ¿Es necesario el objeto para asumir la experiencia artística? A ojos de Peio H. Riaño, crítico de arte, “hoy podemos llegar al objetivo del artista sin pasar por el lienzo o los pigmentos”. Y añade que, en el fondo, “uno nunca está lo suficientemente cerca de una obra como para recibir una información decisiva”.

De la revolución digital

“Yo creo que el impacto digital en nuestra forma de mirar el arte viene del impacto previo en la forma de vivir en nuestras casas”, explica Fernando Muñoz, autor del diseño expositivo de ‘Intangibles’. Internet, redes sociales, hogares inteligentes, inteligencia artificial… La cuestión tecnológica es ya algo cotidiano, y es esta experiencia doméstica la que nos permite relacionarnos con los nuevos medios de manera fácil y directa.

Como explica Mónica Bello, directora de arte del CERN, la avalancha tecnológica ya ha impregnado todas las facetas de nuestra vida “y el arte es solo una de ellas, pero en el arte está implícito cómo vivimos, nos relacionamos y entendemos nuestro entorno”.


“Sería muy pobre si el arte no tuviera en cuenta las posibilidades que abre la tecnología digital” – Mar Abad.


Para algunos, arte y tecnología siempre estuvieron en relación directa. Es el caso del ingeniero Gustavo Valera: “Cada artista, en cada momento, ha aplicado un elemento tecnológico en su forma de producir arte. Y lo digital es la forma que tiene el artista actual de mejorar el punto de vista, de hacer un análisis más interesante o simplemente distinto”. Es decir: la tecnología es parte de la producción artística. Coincide con este punto de vista la periodista Mar Abad: “En el arte, todo es tecnología: un pincel, un lienzo… Y ahora, con los avances digitales, se abren muchísimas posibilidades. Sería muy pobre si el arte no las tuviera en cuenta”.

Pero entonces, ¿qué aporta lo digital a la vivencia del arte? “Un espacio diferente para ver y disfrutar de una obra que nos permite formar parte de ella, interactuar, modificarla…”, responde Sara Antequera, responsable del Espacio Realidad Extendida de Espacio Fundación Telefónica. En otras palabras, la tecnología permite el paso de lo visual a lo experiencial.

Puedes ver los vídeos completos de las entrevistas con los expertos en esta playlist:

De Intangibles

‘Intangibles’ no busca hacer arte a partir de obras del pasado. Su filosofía consiste más bien en, a partir de la nueva realidad tecnológica, ofrecer una vivencia ampliada de algunas de las obras más destacadas de la Colección Telefónica.

En #EspacioIntangibles no hay paredes blancas con cuadros rotulados. Ni vitrinas de cristal intocables. Se trata de un concepto radicalmente distinto que invita al visitante a entrar, tocar, moverse dentro de la pieza. “Una forma de acercarse a obras del pasado con las herramientas del presente”, en palabras de Mónica Bello.

Por eso, Daniel Canogar recomienda al público que no espere recibir lecciones de arte. “Esta exposición les invita a renegociar su relación con la obra de arte y a entender cómo la tecnología está cambiando nuestra forma de crear y ver arte”. El objetivo no es la apreciación detallada de la obra, sino la conexión con el visitante.

Esta exposición no tiene nada que ver con la experiencia tradicional de ver físicamente una obra de arte que, como explica la arquitecta de exposiciones Marta Redondo, “es incomparable”, y una forma única de conocer una obra. “En ‘Intangibles’, lo importante es lo que queremos contar, y la tecnología ayuda a que el relato expositivo sea más rico y accesible a determinados públicos”, explica. Esta vocación divulgativa y democratizadora del arte busca que, en la era de la información y el conocimiento, las obras del pasado no se alejen de las nuevas – y no tan nuevas- generaciones. Darles una nueva vida.


“El objetivo de ‘Intangibles’ es dar un paso más en la exploración de las motivaciones del artista” – María Santoyo.


“Me gustaría que ‘Intangibles’ fuera una experiencia visual y vivencial, que lograra chocarme lo suficiente como para querer saber mucho más de cada uno de los artistas”. Estas palabras de Peio H. Riaño plasman a la perfección el espíritu del proyecto. Esa es precisamente su intención: abrir la puerta al usuario a una experiencia de conocimiento, a querer saber más. A explorar las ideas y motivaciones del artista, y dar continuidad a esas experimentaciones a través de la tecnología. Y, de este modo, percibir el arte no como algo ajeno, sino como una reflexión que sigue siendo actual y aborda temas que tienen que ver con ellos o ellas.

Cuando escuchó hablar del proyecto, la comisaria de exposiciones María Santoyo esperaba encontrar en ‘Intangibles’ es “una experiencia enriquecedora que, a través de la tecnología, me condujese a un conocimiento más amplio de la obra de arte en cuestión”. La clave es el nuevo abanico de posibilidades que abre la tecnología, y así lo ve también la periodista Mar Abad. Del proyecto, ella aspira a “aprender hacia dónde vamos desde el punto de vista tecnológico pero, sobre todo, humanístico. Me gustaría aprender de manera fácil y entretenida sobre lo que se asocia a la Fundación Telefónica: cultura, tecnología y futuro”.

Por supuesto, el objetivo es ambicioso y los medios pioneros. Por eso, #EspacioIntangibles se enfrenta a diferentes retos, como bien señalan estos expertos. “Para mí, el mayor riesgo del proyecto es que esté muy sometido a la integridad de la obra original”, señala Daniel Canogar, “y que eso impida experimentar de una forma radical”. María Santoya, por su parte, señala el peligro de caer en el efectismo, “en una experiencia lúdica e inmediata que no genere un poso de conocimiento”. Para Marta Redondo, el mayor desafío reside en el público, en “que se sienta cómodo en este espacio y que se cumplan los objetivos del relato que queremos transimitir”.

En otras palabras, ‘Intangibles’ no es una exposición de arte al uso. Tampoco un espectáculo meramente lúdico. Es una puerta abierta, una invitación a vivir una experiencia significativa, compartida e interactiva en relación a las obras de algunos de los artistas más conocidos el arte contemporáneo.

¿Te atreves?

Visita ‘Intangibles. Una exposición digital de la Colección Telefónica’, disponible en la tercera planta de Espacio Fundación Telefónica hasta el 23 de febrero. Por tu cuenta, o en una de nuestras visitas comentadas.

Por Blanca Del Guayo