Exposición Máquina enigma. Comunicación codificada
Exposición Máquina enigma. Comunicación codificada

Códigos, cifras y claves. Esta muestra está dedicada a una historia a hasta hace poco casi desconocida pero clave en la historia del siglo XX: a la máquina de cifrado alemana Enigma.

Espacio Fundación Telefónica
C/ Fuencarral, 3, Madrid
Facebook twitter
23
Abr 2018
25
Oct 2018
L M X J V S D
10:00 - 20:00
Facebook twitter

Códigos, cifras y claves. Esta muestra está dedicada a una historia a hasta hace poco casi desconocida pero clave en la historia del siglo XX: a la máquina de cifrado alemana Enigma.

Inauguramos otra nueva propuesta de pequeño formato del Espacio Efemérides. Una plataforma de difusión del patrimonio histórico tecnológico de Telefónica, un fondo de gran valor conformado por objetos, documentos y audiovisuales imprescindibles para entender la tecnología de las comunicaciones del siglo XX, que aporta información sobre el contexto social del siglo pasado.

Esta muestra está dedicada a una historia hasta hace poco casi desconocida pero clave en la historia del siglo XX, ya que la documentación relativa a la II Guerra Mundial no fue desclasificada hasta mediados de los años 70: a la máquina de cifrado alemana ‘Enigma’.

Rápida y supuestamente indescifrable estaba en el epicentro de una guerra secreta entre el III Reich y un equipo de criptógrafos aliados -entre los que se encontraba Alan Turing– que trabajaban en Bletchley Park, la instalación militar británica. Su objetivo, descifrar la comunicación enemiga, no sólo dio a los aliados una enorme ventaja, sino que contribuyó de manera determinante a acortar la duración de la guerra. Se ha calculado que, sin los logros de los equipos de desencriptación, la guerra hubiera llegado a durar dos años más.

Y esta es también la historia de los hombres y las mujeres (las descodificadoras invisibles), las mejores mentes del país que trabajaron para el servicio de inteligencia británico en esta carrera contrarreloj para descifrar los mensajes codificados del III Reich.

El intríngulis de Enigma

Arthur Scherbius, ingeniero e inventor alemán, construyó en los años 20 ‘Enigma’, un aparato electromecánico de rotores para codificar mensajes, con la idea de que la utilizaran bancos y empresas comerciales para mantener en secreto sus comunicaciones. En principio no tuvo un éxito comercial importante, pero cuando Hitler rearmó Alemania en los años 30, se convirtió, con varias mejoras y modificaciones, en la máquina de cifrado estándar de los tres ejércitos alemanes, que basaban en ella la seguridad de sus comunicaciones por radio y que llegó a ser la más avanzada de su época. La dificultad extrema de descifrar su código era una pesadilla para los servicios secretos aliados y aseguraba una enorme ventaja militar al III Reich.

Las fuerzas alemanas dependían de las máquinas 'Enigma' para codificar y decodificar mensajes secretos transmitidos por la radio durante la Segunda Guerra Mundial. La máquina Enigma, a la izquierda. Foto cortesía de Helge Fykse, Noruega.
Las fuerzas alemanas dependían de las máquinas ‘Enigma’ para codificar y decodificar mensajes secretos transmitidos por la radio durante la Segunda Guerra Mundial. La máquina Enigma, a la izquierda. Foto cortesía de Helge Fykse, Noruega.

Para que dos operadores de Enigma se comunicaran, las dos máquinas tenían que estar configuradas exactamente igual. Los mensajes, una vez codificados, se enviaban por radio utilizando el código Morse. Quien interceptara estos mensajes, solo obtenía una serie de letras sin sentido. Sin embargo, un operador de Enigma con las claves adecuadas, al teclear esas series sin sentido, haría que se iluminaran en el panel de lámparas las letras del mensaje original y obtendría el mensaje descodificado. La configuración de la máquina se cambiaba diariamente, de manera que aunque se descifrara el código un día, al día siguiente había que empezar de cero nuevamente.

Las descodificadoras invisibles

Joan Clarke.
Joan Clarke.

En una mansión al norte de Londres, en Bletchley Park, el servicio de inteligencia británico reunió en unas instalaciones conocidas como “Estación X” a las mejores mentes del país. Matemáticos, jugadores de ajedrez, lingüistas, ingenieros… fueron reclutados para descifrar, en una carrera contrarreloj, los mensajes codificados del III Reich. Hasta 10.000 personas, repartidas en tres turnos continuos, llegaron a trabajar de manera incansable en el más estricto secreto.

Sin embargo, aunque las mujeres constituían las tres cuartas partes del personal de la famosa estación, el trabajo que allí tuvo lugar se ha planteado siempre como una empresa fundamentalmente masculina. Alan Turing, Douglas Welchman, Dilly Knox… fueron decisivos en esta guerra en la retaguardia por el control de la información, pero hubo otros nombres que ahora empiezan a conocerse: Joan Clarke, Mavis Lever, Margaret Rock… Mujeres que formaron parte de los equipos que descodificaron los mensajes nazis.

Joan Clarke formó parte del equipo de Turing, llegando a ser la subdirectora de la cabaña 8. Su trabajo fue determinante para descodificar los mensajes de la armada alemana. Mavis Lever y Margaret Rock formaron parte del equipo dirigido por “Dilly” Knox, que rompió el código del Servicio de Inteligencia alemán, uno de los más complicados. El primer mensaje descodificado se leyó en 1941. Descubrir este código dio a los aliados una enorme ventaja a la hora de organizar el Día-D. 

Alan Turing

Matemático y criptólogo, fue pionero en los campos de la computación y la Inteligencia Artificial. Está considerado uno de los fundadores de la informática actual.

Alan Turing a la edad de 16 años. Imagen cortesía de Sherborne School UK', o 'Sherborne School UK'.
Alan Turing a la edad de 16 años. Imagen cortesía de Sherborne School UK’, o ‘Sherborne School UK’.

Con tan sólo 23 años, ya en Cambridge, donde se licenció con honores en matemáticas, Turing publicó un artículo que hace que sea considerado el padre de la computación. En él desarrollaba de manera teórica una máquina de cómputo universal, conocida como máquina de Turing. Después, gracias a una beca de investigación, se doctoró en la universidad estadounidense de Princeton. Allí rechazó una oferta trabajo para volver a su país, donde le sorprendió el estallido de la II Guerra Mundial.

Alan Turing y Gordon Welchman, matemáticos de Cambridge, trabajaban ya en
septiembre de 1939 en Bletchley Park. Una de las aportaciones fundamentales de Turing en esta hazaña por descifrar los mensajes codificados nazis, fue una máquina que trabajaba sobre el texto del mensaje y que además descartaba las combinaciones menos probables, con lo que se acortaba considerablemente el proceso.

Al finalizar la contienda, trabajó en el Laboratorio Nacional de Física, fue director del Departamento de Computación de la Universidad de Manchester, diseñó ordenadores, escribió el primer manual de programación de la historia y el sistema de programación del primer ordenador electrónico de propósito general, construido en la Universidad de Manchester. 

También sentó las bases de la Inteligencia Artificial, cuando, en un artículo publicado en 1950, planteó la pregunta ¿Pueden pensar las máquinas? Para Turing, si una máquina se comportaba en todos los aspectos como inteligente, entonces debía ser inteligente. Para dilucidar este punto, ideó lo que hoy conocemos como Test de Turing, aunque en su inicio se llamaba “El juego de la imitación”: si un interrogador humano no es capaz de distinguir si quien responde a sus preguntas es humano o máquina, cabe pensar que la máquina es inteligente.

Enigma en la Guerra Civil

Durante la Guerra Civil, el General Franco compró varias máquinas Enigma al ejército alemán. No pertenecían a la gama militar, más evolucionada y compleja, sino a la comercial. Sin embargo dentro de esta última, el modelo “K” era el más avanzado y se trataba de un equipo fiable y eficaz.

El encargado de recibir las máquinas y adiestrar a los operadores que las iban a manejar fue el miembro del Estado Mayor y jefe de la Oficina de Escuchas y Descifrado del Cuartel General de Franco, Comandante Antonio Sarmiento, cuyo nombre ha sido conocido hace poco. Escribió un informe sobre cómo usar las máquinas y la explicación de los ajustes necesarios para el correcto cifrado de los mensajes, en él detallaba la “fabulosa cifra” de combinaciones posibles que permitía la máquina.

La Guerra Civil fue la primera contienda en la que se utilizó Enigma. El propio director de Bletchley Park mostró interés en el estudio de la máquina española, como paso previo para comprender la alemana.

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

    Boletín

    Suscríbete a nuestro boletín
    AVISO LEGAL PARA LA TOMA DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL
    FUNDACIÓN TELEFONICA respeta la legislación vigente en materia de protección de datos personales, la privacidad de los usuarios y el secreto y seguridad de los datos personales, en concreto el Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016, adoptando para ello las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de los datos personales facilitados, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos y los riesgos a los que están expuestos. De acuerdo con la actual legislación, queda informado y acepta el tratamiento de sus datos con la finalidad descrita a continuación:

    Información sobre protección de datos
    Responsable: Fundación Telefónica

    Finalidad del Tratamiento: Administrar las suscripciones a boletines, publicaciones y revistas. Fundación Telefónica, como entidad sin ánimo de lucro y dentro del desarrollo de sus fines fundacionales, le mantendrá informado de su actividad.

    Legitimación: Consentimiento del interesado.

    Cesiones: No se cederán datos a terceros

    Derechos: A retirar su consentimiento en cualquier momento, a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
    Transferencias Internacionales: No se realizan transferencias internacionales de datos de carácter personal.

    Información Adicional: https://legal.fundaciontelefonica.com/informacion-adicional-proteccion-de-datos/
Suscríbete a nuestro boletín

    Boletín

    Suscríbete a nuestro boletín
    AVISO LEGAL PARA LA TOMA DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL
    FUNDACIÓN TELEFONICA respeta la legislación vigente en materia de protección de datos personales, la privacidad de los usuarios y el secreto y seguridad de los datos personales, en concreto el Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016, adoptando para ello las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de los datos personales facilitados, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos y los riesgos a los que están expuestos. De acuerdo con la actual legislación, queda informado y acepta el tratamiento de sus datos con la finalidad descrita a continuación:

    Información sobre protección de datos
    Responsable: Fundación Telefónica

    Finalidad del Tratamiento: Administrar las suscripciones a boletines, publicaciones y revistas. Fundación Telefónica, como entidad sin ánimo de lucro y dentro del desarrollo de sus fines fundacionales, le mantendrá informado de su actividad.

    Legitimación: Consentimiento del interesado.

    Cesiones: No se cederán datos a terceros

    Derechos: A retirar su consentimiento en cualquier momento, a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
    Transferencias Internacionales: No se realizan transferencias internacionales de datos de carácter personal.

    Información Adicional: https://legal.fundaciontelefonica.com/informacion-adicional-proteccion-de-datos/
AVISO LEGAL PARA LA TOMA DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL
FUNDACIÓN TELEFONICA respeta la legislación vigente en materia de protección de datos personales, la privacidad de los usuarios y el secreto y seguridad de los datos personales, en concreto el Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016, adoptando para ello las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de los datos personales facilitados, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos y los riesgos a los que están expuestos.
De acuerdo con la actual legislación, queda informado y acepta el tratamiento de sus datos con la finalidad descrita a continuación:

Información sobre protección de datos
Responsable: Fundación Telefónica
Finalidad del Tratamiento: Administrar las suscripciones a boletines, publicaciones y revistas. Fundación Telefónica, como entidad sin ánimo de lucro y dentro del desarrollo de sus fines fundacionales, le mantendrá informado de su actividad.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Cesiones: No se cederán datos a terceros
Derechos: A retirar su consentimiento en cualquier momento, a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Transferencias Internacionales: No se realizan transferencias internacionales de datos de carácter personal.
Información Adicional:   https://legal.fundaciontelefonica.com/informacion-adicional-proteccion-de-datos/