20.12.2018

Jane Goodall: “Las pequeñas elecciones pueden cambiar el mundo”

Facebook twitter

Acaba de comenzar la mañana y Jane Goodall ya acumula tres entrevistas, varias sesiones de fotos y 300 días de tour dando conferencias por todo el mundo. Por la tarde además presentará en el auditorio de Espacio Fundación Telefónica su conferencia ‘Mi vida entre los chimpancés salvajes’ ante más de 200 personas (que puedes volver a verlo aquí si te lo perdiste).

Le acompañan dos peluches (la vaca Cow y Jubilee, un chimpacé que le regaló su padre cuando cumplió un año), un collar en forma de África y unas ganas inmensas de seguir cambiando el mundo.

Facebook twitter

Hablamos con la primatóloga británica sobre los retos medioambientales que atenazan nuestro presente, y las posibles formas de atajarlos.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros, en nuestro día a día, para cambiar el mundo?

Jane Goodall– Para cambiar el mundo basta con darse cuenta de que cada día, cada acción que realizamos conlleva un impacto en el planeta. No podemos elegir cuál es ese impacto, pero sí podemos elegir qué compramos, cómo ha sido su proceso de fabricación, si es ‘cruetly free’ o no, reflexionar por qué algo es tan barato… Son pequeñas elecciones éticas que pueden cambiar el mundo.

Cada vez que alguien me pregunta qué puedo hacer yo para frenar el calentamiento global respondo que hay una cosa muy importante de la cual la gente no se da cuenta o no quiere darse cuenta: comer carne es increíblemente perjudicial para la salud. No solo por la crueldad que hay detrás del proceso, que dejaría en shock a muchos si vieran lo que realmente ocurre, sino porque no es sano. Por eso, cuando veo un trozo de carne en mi plato pienso: miedo, dolor y muerte.

“No podemos elegir el impacto medioambiental que realizamos en el planeta, pero sí podemos elegir qué compramos”

 

Entonces, ¿dejar de comer carne, puede cambiar el mundo?

Jane Goodall– Sin tener en cuenta la crueldad que sufren millones de animales, hay enormes áreas de bosques que se talan para dedicarlas al cultivo de grano para alimentar al ganado. De hecho, según las estadísticas se destruyen más terrenos para alimentar a animales que para alimentar a las personas. Y a todo eso hay que sumar que los animales, producen metano, que es un gas incluso más tóxico que el CO2 para el efecto invernadero. Son como una manta que rodea el globo y fomenta el efecto invernadero y el cambio climático.

Por lo que, comer menos carne -o no comerla- incluso ser vegano, marcará la diferencia para el planeta. Solo hay que pensar en las pequeñas elecciones que hacemos diariamente.

¿En qué consiste la campaña Forever Wild que está llevando a cabo el instituto Jane Goodall?

Jane Goodall– El Instituto Jane Goodall lanzó la campaña ‘Forever Wild’ este año motivada por el incesante aumento del tráfico de animales, una de las causas principales de la sexta extinción masiva de especies. Dicho tráfico de animales incluye a los chimpancés. Se les dispara a las madres para vender a las crías como mascotas en el mercado asiático o para actuar en espectáculos de entretenimiento. Quitarle la figura materna a estos animales es como hacérselo a un niño. Y en adicional, por supuesto, también trata de frenar el tráfico con productos de animales (marfil, cuernos de rinoceronte, escamas de pangolín, huesos de tigre…). Existen decenas de cárteles criminales involucrados en este tráfico que mueven enormes cantidades de dinero. El cuerno de rinoceronte, por ejemplo, vale más que el oro actualmente.

Por ello, lo que el instituto Jane Goodall está haciendo es apoyar la conservación del terreno, pero también trabajando en los países que compran esos productos para reducir esa demanda, educando a los más jóvenes los cuales ayudan a educar a sus padres. Está empezando a funcionar, por ejemplo en China se ha conseguido la prohibición de la venta de marfil y el cuerno de rinoceronte. Sin duda, la gente empieza a entender y por tanto, a ayudar.

*[Así fue la conferencia de la Dra. Jane Goodall en directo desde nuestro perfil de Twitter.]