13.06.2024

Daniel Canogar: “Telefónica ha crecido con el país y eso puede apreciarse cuando visitas sus almacenes”

Facebook twitter

Daniel Canogar es un artista madrileño cuya vida y carrera ha transcurrido entre España y Estados Unidos. Al inicio se inclinó por la fotografía como expresión principal, pero luego comenzó a explorar fronteras artísticas, incorporando la imagen proyectada, la fibra óptica y las instalaciones interactivas.

Para ‘Miradas que comunican’, la exposición enmarcada en la celebración del centenario de Telefónica que ha invitado a diferentes artistas españoles a interpretar su legado tecnológico y audiovisual, Canogar ha creado Intervalos, una instalación artística de grandes dimensiones creada con impulsos lumínicos proyectados sobre un repartidor y cableado recuperados de la central telefónica de Pacífico, en Madrid sur.

Con esta pieza, el artista busca reinterpretar el sistema telefónico obsoleto como un ente vivo no muy distante de los impulsos neuronales que gobiernan nuestro cerebro. A la par, homenajea la asombrosa infraestructura que nos permitió estar conectados en el pasado, anticipando nuestro sistema de comunicación global a través de internet.

Puedes descubrir Intervalos visitando la exposición ‘Miradas que comunican’, disponible en la cuarta planta del Espacio Fundación Telefónica hasta el 12 de enero de 2025.

Facebook twitter

 

¿En qué momento incorporas la tecnología a tu trabajo y qué papel ha jugado en tu obra?

Incorporé la tecnología en mi trabajo cuando empecé a trabajar con la fotografía. En ese momento no pensaba que lo estuviese haciendo, pero, a los 14 años, cuando entré en un laboratorio fotográfico y descubrí esa magia alquímica que es la fotografía, que básicamente es pura tecnología, me enganché.

O sea, el uso de la tecnología viene desde mis inicios, de mis curiosidades artísticas.

 

¿Qué piezas de Patrimonio has elegido para elaborar esta obra y por qué?

Lo que he elegido del patrimonio de Telefónica para celebrar su cien aniversario es el repartidor que estaba instalado en la central de Pacífico. Todas las llamadas de teléfono de la zona de Madrid sur pasaban por estas estructuras y sus cables.

Este tipo de repartidores se están desmontando porque en los últimos años se ha retirado el cable de cobre y se ha sustituido por fibra óptica, que ofrece mayor velocidad, estabilidad y ancho de banda.

Me parecía que, a nivel histórico, era muy interesante recuperar este material.

 

 

¿En qué consiste la obra?

La obra emplea los bastidores de los repartidores de la central de Pacífico de Telefónica, que han soportado muchísimas llamadas de teléfono. También he incluido los mismos pares de cables de los abonados que sostenían las comunicaciones. Se complementan con unas animaciones en vídeo muy sencillas. Son básicamente unas barras lumínicas que van escaneando el material.

Se crea un eco que evoca los datos, la información, las voces que alguna vez viajaron por esos cables telefónicos.

 

¿Qué destacarías del Patrimonio Histórico-Tecnológico de Telefónica y de tu visita a los almacenes de Patrimonio?

Lo que más destaco de las visitas a los distintos almacenes es lo emocionante que fue descubrir todo ese material que conocí de pequeño y piezas que son muy anteriores a mi propia existencia.

Quizás, lo que más me llamó la atención fue lo bien conservado, ordenado y catalogado que está ese material. Creo que visité tres almacenes diferentes y me parecieron verdaderos museos.

Se puede apreciar que la empresa ha dedicado mucha energía y esfuerzo a conservar este patrimonio tecnológico que, de alguna forma, define mucho a este país y al desarrollo tecnológico que ha ido experimentando.

Telefónica ha crecido con el país y eso puede apreciarse cuando visitas sus almacenes.

 

¿Qué crees que pueden aportar el media art y las tecnologías creativas a la innovación y al desarrollo tecnológico?

Creo que puede aportar otras formas diferentes de pensar en la tecnología, formas que quizá no son las más lógicas o las más eficientes, pero que incorporan una dosis de humanidad, de contradicción, de ironía, de simple humor, de esa complejidad que solo el arte puede dar.

 

¿De qué manera crees que el arte puede contribuir a la educación y al progreso de la sociedad?

Creo que el arte es lo que hace que cada vez nos llevemos el desarrollo tecnológico a un terreno más humanista. ¿El arte es más necesario hoy que nunca? Yo creo que sí, lo entiendo como un medio, como una mediación entre personas. Utilizar el arte para comunicarnos nos permite explorar ideas o conceptos que es difícil hablar cara a cara.

Por eso, creo que es un material educativo fundamental.

 

¿Qué recuerdo especial tienes asociado al teléfono?

Tengo un recuerdo especial asociado al teléfono que es muy material. Me acuerdo del teléfono que había en el piso en el que pasé mi infancia. El peso que tenía era maravilloso. Los móviles ya no tienen ese peso.

Además, también recuerdo una especie de baquelita plástica densa que tenía, en la que estaban los numeritos. Recuerdo que a veces te equivocabas al marcar y había que repetir el número.

Tengo muchos recuerdos asociados al teléfono, pero ese es el que destacaría.