Exposición Telefonistas. El mundo en sus manos
Exposición Telefonistas. El mundo en sus manos

“Telefonistas. El mundo en sus manos“ es un homenaje al importante papel que tuvieron estas mujeres para el desarrollo de las comunicaciones en nuestro país y en el mundo entero.

Espacio Fundación Telefónica
C/ Fuencarral, 3, Madrid
2 planta
TwitterFacebookWhatsApp
11
Jul 2014
08
Feb 2015
L M X J V S D
10:00 - 20:00

“Telefonistas. El mundo en sus manos“ es un homenaje al importante papel que tuvieron estas mujeres para el desarrollo de las comunicaciones en nuestro país y en el mundo entero.

Tras las anteriores Efemérides, se presenta una nueva entrega “Telefonistas. El mundo en sus manos“, un homenaje al importante papel que tuvieron estas mujeres para el desarrollo de las comunicaciones en nuestro país y en el mundo entero. Una serie de textos, imágenes y objetos del Patrimonio Histórico Tecnológico de Telefónica permite descubrir cómo era el trabajo de estas mujeres, sus retos diarios, sus dificultades, sus ventajas… Las telefonistas, operadoras, o señoritas fueron, sin duda, las voces de una época. A partir del 11 de julio en la planta 2 del Espacio.

Un nuevo trabajo: mejor status

En las primeras décadas del siglo XX, trabajar en Telefónica suponía un importante ascenso social. A pesar de ser un trabajo exigente, tenía más prestigio que otros trabajos desempañados por mujeres en los talleres, las fábricas, el servicio doméstico o en el campo, y las condiciones laborales eran mejores y el sueldo más elevado. Otras características, como el reconocimiento social a su trabajo y las relaciones con otras compañeras al margen del ámbito puramente familiar, ofrecieron a la mujer de principios de siglo una nueva perspectiva de su situación, su papel en la sociedad y su relación con un entorno profundamente tradicional. Fueron los primeros pasos hacia una mujer moderna.

El acceso al puesto de trabajo

Para ingresar como telefonistas, tenían que superar varias pruebas: un dictado, hacer diferentes operaciones matemáticas, leer un texto por teléfono y, la más curiosa,  una prueba de longitud de brazos. La prueba de envergadura aseguraba que la mujer podría acceder a los extremos de su puesto: un timbre sonaba si, extendiendo los brazos, conseguía tocar a la vez dos interruptores situados a una determinada distancia el uno del otro. Las pruebas de cultura general, aparentemente sencillas, suponían una verdadera selección, ya que el acceso de la población femenina a la educación básica era muy limitado.

https://www.youtube.com/watch?v=IqIqDlhOM-o

 ¿En qué consistía el trabajo de las telefonistas?

Antes de conseguir que las llamadas entre los teléfonos se hicieran de manera automática, estos se comunicaban mediante una centralita. Un abonado que quisiera llamar a otro, debía ponerse en contacto con su central. A ella llegaban los cables de los teléfonos y allí una operadora le preguntaría con qué número quería hablar. Una vez indicado, ella pondría en contacto a los dos interesados de manera manual. De este modo, las comunicaciones pasaban siempre por las manos de estas empleadas, que eran casi siempre mujeres. En todas las compañías telefónicas este trabajo era casi exclusivamente femenino. Y no sólo el puesto de telefonistas, también los de sus superiores: jefas y vigilantas. Al parecer, el timbre de voz femenino era más comprensible en un momento en que la comunicación telefónica no era excesivamente buena. Pero además cobraban un sueldo inferior al de los hombres, eran hábiles y disciplinadas y habían demostrado una extrema paciencia en su trato diario con los usuarios.

En España, las telefonistas atendían las llamadas telefónicas desde finales del siglo XIX. La Compañía Telefónica Nacional de España, la Telefónica actual, comenzó a instalar de manera progresiva, a partir de 1924, centrales automáticas por todo el país. Equipos que prescindían de las telefonistas en las comunicaciones telefónicas. Esto, sin embargo no supuso la desaparición de las telefonistas. Muy al contrario su papel fue fundamental en la mejora de las comunicaciones en el país.

Anónimo, s/d. Grupo de señoritas de tráfico.
Anónimo, s/d. Grupo de señoritas de tráfico.

Luces y sombras

El trabajo de telefonista era extremadamente exigente, los tiempos de atención a los usuarios se controlaban de manera exhaustiva y se les debía atender siempre de manera educada y amable. El servicio era duro y los turnos difícilmente compatibles con la vida familiar. De hecho, a partir de los años 40 cuando la telefonista contraía matrimonio, – al igual que en otras profesiones -, debía abandonar su puesto de trabajo para dedicarse en exclusiva a las labores del hogar. Sin embargo, entre las operadoras surgió un profundo sentimiento de solidaridad y compañerismo, el más elevado en la Compañía Telefónica. El tiempo se compartía con compañeras de muy diferentes procedencias y clases sociales que, de otra manera, muy difícilmente hubieran cruzado sus caminos. Disfrutaban de salas de descanso donde, mientras estaban fuera de turno, podían relajarse. En ellas tenían revistas, libros y una persona de guardia les preparaba y servía café, sin coste para ellas.

El final de una época

Con el paso del tiempo la profesión de telefonista evolucionó hasta llegar a su desaparición.  Poco a poco el servicio telefónico se fue automatizando, y de forma inevitable el número de telefonistas disminuyó sensiblemente. Su trabajo pasó a estar más centrado en las conferencias interurbanas, mientras la total automatización del servicio se iba extendiendo por el país. La última centralita manual que estuvo en funcionamiento en España fue la de Polopos, un pueblo de la Alpujarra granadina. Fue en 1988 cuando el servicio se automatizó allí y las labores de la telefonista del pueblo dejaron de ser necesarias. Las telefonistas, operadoras, o señoritas fueron, sin duda, las voces una época, el alma de una empresa y la imagen de un cambio que hoy podría quedar en el olvido. Sirva esta pequeña muestra de homenaje al trabajo y esfuerzo de todas estas mujeres.

 
Suscríbete a nuestro boletín informativo

    Boletín

    Suscríbete a nuestro boletín

    AVISO LEGAL – POLÍTICA DE PROTECCIÓN DE DATOS  
    A los efectos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal se le informa que los datos recabados por este formulario serán incluidos en un fichero automatizado de datos de carácter personal propiedad de Fundación Telefónica, S.A. Este fichero automatizado ha sido correctamente registrado en la Agencia Española de Protección de datos y su finalidad es “Usuarios registrados para el intercambio de informaciones y contenidos a través de la página web y portales de Fundación Telefónica, o cualquier otro medio, para potenciar el aprendizaje, y multiplicar el conocimiento, conectando personas e instituciones para contribuir al desarrollo de individuos y colectividades que construyen la sociedad del futuro”. Fundación Telefónica, con domicilio en Gran Vía 28, 28013 y como responsable del fichero, garantiza el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos facilitados mediante el envío de una carta acompañada de copia del Documento de Identidad y dirigida a Fundación Telefónica, a la dirección arriba indicada. Remitiendo la información solicitada, el interesado consiente expresamente la incorporación de sus datos en el fichero de Fundación Telefónica, de acuerdo con las finalidades antes descritas. El usuario será el único responsable a causa de la cumplimentación de los formularios con datos falsos, inexactos, incompletos o no actualizados.

Suscríbete a nuestro boletín

    Boletín

    Suscríbete a nuestro boletín

    AVISO LEGAL – POLÍTICA DE PROTECCIÓN DE DATOS  
    A los efectos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal se le informa que los datos recabados por este formulario serán incluidos en un fichero automatizado de datos de carácter personal propiedad de Fundación Telefónica, S.A. Este fichero automatizado ha sido correctamente registrado en la Agencia Española de Protección de datos y su finalidad es “Usuarios registrados para el intercambio de informaciones y contenidos a través de la página web y portales de Fundación Telefónica, o cualquier otro medio, para potenciar el aprendizaje, y multiplicar el conocimiento, conectando personas e instituciones para contribuir al desarrollo de individuos y colectividades que construyen la sociedad del futuro”. Fundación Telefónica, con domicilio en Gran Vía 28, 28013 y como responsable del fichero, garantiza el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos facilitados mediante el envío de una carta acompañada de copia del Documento de Identidad y dirigida a Fundación Telefónica, a la dirección arriba indicada. Remitiendo la información solicitada, el interesado consiente expresamente la incorporación de sus datos en el fichero de Fundación Telefónica, de acuerdo con las finalidades antes descritas. El usuario será el único responsable a causa de la cumplimentación de los formularios con datos falsos, inexactos, incompletos o no actualizados.

A los efectos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal se le informa que los datos recabados por este formulario serán incluidos en un fichero automatizado de datos de carácter personal propiedad de Fundación Telefónica, S.A. Este fichero automatizado ha sido correctamente registrado en la Agencia Española de Protección de datos y su finalidad es “Usuarios registrados para el intercambio de informaciones y contenidos a través de la página web y portales de Fundación Telefónica, o cualquier otro medio, para potenciar el aprendizaje, y multiplicar el conocimiento, conectando personas e instituciones para contribuir al desarrollo de individuos y colectividades que construyen la sociedad del futuro”. Fundación Telefónica, con domicilio en Gran Vía 28, 28013 y como responsable del fichero, garantiza el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos facilitados mediante el envío de una carta acompañada de copia del Documento de Identidad y dirigida a Fundación Telefónica, a la dirección arriba indicada. Remitiendo la información solicitada, el interesado consiente expresamente la incorporación de sus datos en el fichero de Fundación Telefónica, de acuerdo con las finalidades antes descritas. El usuario será el único responsable a causa de la cumplimentación de los formularios con datos falsos, inexactos, incompletos o no actualizados.