100 Años de Leica Con los ojos bien abiertos
12.07.2017

François Fontaine y el movimiento

TwitterFacebookWhatsApp

François Fontaine plantea un desafío a través de estas imágenes realizadas con cámara Leica. Utilizando el desenfoque consigue hacer un juego visual con escenas de películas y provocarnos recuerdos, asociaciones, sensaciones…

TwitterFacebookWhatsApp

Tradicionalmente, la nitidez de la imagen es un valor preciado en la fotografía. Los fotógrafos que utilizan Leica valoran la calidad de sus objetivos. De hecho, el objetivo Elmar, diseñado por Max Berek, ya proporcionaba excelentes características ópticas en las primeras Leicas fabricadas en serie en 1925. Lo que cuenta desde entonces es que la imagen sea nítida y esté bien definida. Es el propósito de los fotógrafos ambiciosos.

Sin embargo, la nitidez en sí misma no es un valor. A partir del impresionismo deberíamos haber asumido que no por el hecho de ser nítidas son todas buenas fotografías. La falta de nitidez también puede ser un recurso estilístico. Además, no se deben olvidar a los futuristas, que probaron cómo se visualizaba el ritmo de la era tecnológica mediante la dinámica del desenfoque del movimiento.

Los recuerdos de las imágenes

François Fontaine. Brigitte Bardot Le Mépris (Jean-Luc Godard 1963). Serie "Silenzio! Mémoires de Cinéma” 2012 © Fronçois Fontaine
François Fontaine. Brigitte Bardot Le Mépris (Jean-Luc Godard 1963). Serie “Silenzio! Mémoires de Cinéma” 2012 © Fronçois Fontaine

No era el ritmo, sino el movimiento, lo que obsesionaba al fotógrafo François Fontaine, nacido en París en 1968. Se preguntaba cómo vemos y recordamos las imágenes. ¿Cómo funciona nuestro archivo fotográfico interno? ¿Está nítido aquello que proviene de lo más profundo de nuestros recuerdos?

En una especie de serie de ensayos, Fontaine proyectó clásicos del cine y deliberadamente sacó fotografías borrosas de los momentos clave. A partir de películas de Terence Malick o Alfred Hitchcock, Victor Fleming o Jean-Luc Godard ha cogido prestadas imágenes y nos enfrenta a unas escenas congeladas y borrosas. ¿Qué vemos, qué recordamos? ¿Basta con la silueta, la pose o la señal del color para poner en marcha el proceso de la memoria? El trabajo de Fontaine es a la vez sutil y sensorial, un reto filosófico juguetón, consecuente en la ejecución conceptual y un bien intelectual con la firma de la fotografía Leica.

*La foto de apertura es un detalle de la siguiente imagen:

François Fontaine, Grace Kelly, 'Atrapa a un ladrón' (Alfred Hitchcock, 1955), serie Silenzio! Mémoires de Cinéma”, 2012 © Fronçois Fontaine
François Fontaine, Grace Kelly, ‘Atrapa a un ladrón’ (Alfred Hitchcock, 1955), serie Silenzio! Mémoires de Cinéma”, 2012 © Fronçois Fontaine