Exposición 3D. Imprimir el mundo
05.06.2017

Doce claves para no perderse con la impresión 3D

TwitterFacebookWhatsApp

¿Cuándo se inventó la primera impresora 3D? ¿Cuánto puede costar la más barata? ¿Puede cualquiera imprimir todo aquello que desee? ¿Estamos, de verdad, ante la cuarta revolución industrial?

En Espacio Fundación Telefónica inauguramos la exposición ‘3D. Imprimir el mundo’, una muestra que profundiza en este fenómeno digital, y su impacto en disciplinas tan variadas como la medicina, la moda, la gastronomía o la arquitectura. Con esta excusa, hacemos un repaso por algunas de sus principales características.

TwitterFacebookWhatsApp
  1. El padre de la impresión 3D es…

Charles W. Hull, quien creó la primera impresora 3D en 1984, aunque no sería hasta la década de los 90 cuando esta tecnología comienza a ser conocida en campos como la ingeniería o la arquitectura.

  1. El primer objeto

W. Hull produjo el primer objeto impreso el 9 de marzo de 1983. E inventó la estereolitografía. Eran las once y media de la noche y enseguida fue a ver a su mujer para ponérselo en la mano. Era una especie de copa de una sola pieza hecha en plástico negro.

  1. Imprimir en 3D es…

Es crear un objeto a partir de un diseño 3D. Primero debe guardarse el modelo digital 3D en formato STL y luego se envía a una impresora 3D. A continuación se imprime el diseño mediante la aplicación de capas sucesivas de material sólido para formar el objeto real.

  1. ¿Es difícil de usar?

Utilizar una impresora 3D requiere cierto conocimiento para su mantenimiento y es importante saber que no es una impresora de papel que se enchufa a un ordenador y listo. Pero no es complicada, y poco a poco ha ido ganando adeptos.

  1. De dónde sacar el modelo

Existen dos opciones: hacer tu propio modelo 3D usando programas de diseño como CAD o SketchUp (este último es gratuito), o descargar modelos 3D en webs abiertas como, por ejemplo, Thingiverse.

  1. Qué se puede imprimir

A día de hoy se puede imprimir casi cualquier cosa: desde un juguete a pequeñas piezas de aeronáutica. Uno de sus principales usos es en medicina, con la impresión de prótesis y órganos, por el ejemplo, pero también se han imprimido desde apartamentos a comida.

  1. Dimensiones

A mayor dimensión del producto imprimible, mayor dimensión de la impresora 3D. Esta característica, junto con la resolución a la que es capaz de trabajar, son algunas de las propiedades más importantes a la hora de elegir impresora. 

  1. Materiales

Cada día crece el número de nuevos materiales destinados a máquinas profesionales. En cambio, en impresoras personales el abanico es más limitado y el 90% de las piezas impresas están hechas con una suerte de plástico, de ABS o de PLA

  1. Precio

Los precios de venta promedio de las impresoras 3D varían según la tecnología y el mercado, pero se pueden encontrar impresoras que van de 65€ hasta los 110.000€.

  1. Quién tiene una impresora 3D

Cualquiera puede tener una. Según un estudio realizado por la consultora norteamericana Gartner, los principales clientes de las impresoras con costes de hasta 2500 son escuelas y universidades. El mercado empresarial, sin embargo, se decanta por máquinas y tecnologías más caras para obtener mejores acabados.

  1. Previsiones

En el mismo estudio la consultora prevé que en 2019 existirán 5,6 millones de impresoras 3D en el mundo. Algunos medios incluso consideran que esta tecnología está llamada a ser la Cuarta Revolución industrial.

  1. Cosas raras impresas en 3D

La lista de “rarezas” impresas en 3D aumenta cada día. Entre las cosas más curiosas: un arma de fuego, una oreja idéntica a la de una persona, cabello artificial, piel, pizza, o incluso, cerveza.

‘3D. Imprimir el mundo’, una exposición comisariada por los diseñadores Carmen Baselga y Héctor Serrano, podrá disfrutarse en la planta 4ª de Espacio Fundación Telefónica del 15 de junio hasta el 22 de octubre.