La corrala LA CORRALA, EL BLOG DEL EQUIPO EDUCATIVO
27.01.2016

Verne, Fellini y el circo

TwitterFacebookWhatsApp

Conectamos al escritor y al cineasta a través de una afición compartida, cuya magia inspiró algunas de sus obras más memorables. ¡Comienza la función!

TwitterFacebookWhatsApp

Acrobacia, música, teatro, humor, danza… El circo fue un espectáculo que maravilló a la gente del siglo XIX. Pintores como Degas, Goya, Toulouse-Lautrec, Doré o Seurat quedaron fascinados por los artistas circenses, a los que retrataron en muchas de sus obras.

Julio Verne, como sus contemporáneos, también sucumbió a los encantos del circo. Para el escritor, los artistas ambulantes eran gente que hacían del viajar un modo de vida. Su admiración por estos personajes quedó plasmada en libros como La vuelta al Mundo en Ochenta Días o César Cascabel. En el primero, Phileas Fogg, el perfecto caballero aventurero, está siempre acompañado de Jean Passepartout, su ayudante, un personaje que a lo largo de su vida ha desempeñado muchos oficios, incluido el de funambulista. En un momento del relato, Passepartout entra como payaso en un circo con el fin de asegurarse un pasaje en un barco que va a partir hacia California, la que debe ser su siguiente etapa del viaje. En César Cascabel, en cambio, este espectáculo es una parte esencial del argumento. Los protagonistas son una familia de artistas circenses que, después de llevar mucho tiempo trabajando en los Estados Unidos, deciden regresar a su Francia natal, pero un altercado que sufren nada más iniciar el viaje les obliga a cambiar el itinerario y atravesar los peligrosos y desconocidos territorios de Alaska y Siberia.

  • Francisco de Goya - Disparate puntual (1815-1819)

  • Gustav Doré - Les Saltimbanques (1874)

  • Edgar Degas - Miss La La at the Cirque Fernando (1879)

  • Henri de Toulouse-Lautrec - En el Circo Fernando (1887-1888)

  • Georges Pierre Seurat - El Circo (1891)

Después de toda una vida dedicada a la literatura, Julio Verne decidió entrar en política. Tenía sesenta años cuando fue elegido concejal de Amiens, cargo que iba a ocupar a lo largo de una década. Durante ese tiempo, uno de sus logros más recordados fue el de inaugurar en 1889 el Circo de Amiens.

En el siglo XX, la llegada de nuevas formas de entretenimiento como el cine o la televisión hizo que este tipo de espectáculos comenzara a perder popularidad. Con el paso de los años muchos circos europeos desaparecieron pero, por suerte, el de Amiens sobrevivió. Declarado monumento histórico por el interés de sus fachadas y cubiertas, fue su valor arquitectónico el que llevó a directores como Jean-Jacques Beineix, Nikos Papatakis o el gran Fellini a rodar allí películas ambientadas en la vida circense.

Federico Fellini, igual que Verne, era un enamorado del circo, especialmente de los payasos. En La Strada, una de sus primeras obras, el cineasta de Rímini narra la historia de Zampanó y Gelsomina, dos artistas ambulantes. Si recorremos su filmografía también los encontramos en Luci del varietà, La dolce vita, Otto e mezzo y Satyricon, donde hay una pequeña secuencia dedicada a ellos. Pero, sin duda, es I clowns donde estos personajes son los protagonistas absolutos.

  • La Strada (1957)

  • I Clowns (1970)

  • Fellini en el set de I Clowns (1970)

  • I Clowns (1970)

  • I Clowns (1970)

  • Fellini durante el rodaje de I Clowns (1970)

Rodado en 1970 y ganador de un premio especial David de Donatello por su producción, I clowns es un documental en el que Fellini da una visión muy personal de este espectáculo. Además de payasos haciendo payasadas al ritmo de La entrada de los gladiadores, en la película salen todo tipo de frikis: una mujer sirena que come pescado, un faquir que se entierra vivo o una mujer forzuda luchando contra sus contrincantes mientras suena La Cabalgata de las Valkirias. También aparece el propio director, que a través de sus recuerdos nos habla de su pasión por el circo, que se remonta a su niñez. La obra, en suma, constituye un sincero homenaje de Fellini a estos personajes que tanto le influyeron en su carrera, y el lugar que eligió para rodarlo fue el Circo de Amiens, rebautizado en 2003 como Circo Julio Verne.